martes, 4 de marzo de 2014

“Salvo por causa de fornicación”

(¿Qué diferencia existe entre Fornicación y Adulterio?)


Para empezar qué dicen los evangelios acerca del divorcio

En el evangelio de Mateo capitulo 5:31,32 encontramos lo siguiente:

-Jesús y el divorcio

“También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.”

Y en Mateo capitulo 19:1-12 dice lo siguiente:

-Jesús enseña sobre el divorcio

“Aconteció que cuando Jesús terminó estas palabras, se alejó de Galilea, y fue a las regiones de Judea al otro lado del Jordán. Y le siguieron grandes multitudes, y los sanó allí. Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera. Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse. Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba.”

En Marcos 10:1-12 dice:

“Levantándose de allí, vino a la región de Judea y al otro lado del Jordán; y volvió el pueblo a juntarse a él, y de nuevo les enseñaba como solía. Y se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era lícito al marido repudiar a su mujer. El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés? Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla. Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. En casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo, y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio”.

Por último, en Lucas 16:18 encontramos:

"Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera."

Definamos los términos

πορνεία (Relación sexual ilícita, inmoralidad sexual). μοιχεία (Adulterio, infidelidad conyugal).

La palabra griega que designa fornicación es porneia y la palabra adulterio es moijeia. Dos palabras completamente diferentes en su interpretación y significado. En el Nuevo Testamento, la palabra fornicación incluye cualquier actividad sexual considerada por Dios como pecaminosa. (Su significado específico de “la cohabitación de personas no casadas del sexo opuesto” no es necesariamente ni el único, ni el más usado en el Nuevo Testamento.) A continuación aparece una lista de los diferentes tipos de fornicación a los cuales se hace referencia en la Biblia:

· La poligamia: casarse con más de un cónyuge.

· La sodomía: actividad sexual entre dos personas del mismo género.

· El incesto: actividad sexual entre dos personas de la misma familia.

· El adulterio: actividad sexual con otra persona que no es el cónyuge legítimo.

· La bestialidad: actividad sexual con los animales.

· La masturbación: auto gratificación sexual.

De modo que la palabra “fornicación” como se utiliza en la Biblia incluye cualquier actividad sexual que no sea la relación ordenada por Dios entre un hombre y su mujer legítima, y no solo la cohabitación de personas no casadas del sexo opuesto. 

Ilustremos varias ocasiones cuando la Biblia menciona porneia (fornicación) o zanah, su equivalente hebreo. 

“Sucedió que al cabo de unos tres meses fue dado aviso a Judá diciendo: Tamar tu nuera ha fornicado (zanah), ciertamente está en cinta a causa de sus fornicaciones. Judá dijo: Sacadla, y sea quemada.” (Génesis 38.24) pero Tamar era viuda, por lo tanto estaba soltera. (LIBRE) no fue adulterio, sino fornicación.

Veamos diferencias

“Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación (porneia), hace que ella adultere, y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. (moijeia)” (Mateo 5.32) 

Aquí nuevamente el Señor menciona el adulterio y la fornicación por separado, como si fueran diferentes. 

Otros pasajes de la Escritura, hacen también la distinción entre adulterio y fornicación, como por ejemplo: 

“Porque dentro del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios (moijeia), las fornicaciones (porneia), los homicidios.” (Marcos 7.21)

“¡No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No erréis, ni los fornicarios (porneia) ni los idólatras, ni los adúlteros (moijeia), ni los afeminados heredarán el reino. I) (Corintios 6.9, 10)

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio (moijeia) fornicación (porneia) inmundicia, lascivia.” (Gálatas 5.19) 

El significado general de fornicación es inmoralidad sexual, relaciones sexuales ilícitas.

La palabra Griega para Fornicación es (PORNEIA) de ahí viene la palabra (PORNO) prostitución (incluye adulterio e incesto) Se podría hacer la siguiente distinción:

1) Una persona casada que tiene relaciones fuera del matrimonio, fornica (porque está teniendo relaciones con otro que no es su cónyuge) y comete pecado de adulterio. Pero

2) Una persona soltera que tiene relaciones con otra, fornica (mantiene una relación sexual sin estar casado, esto también es ilícito), pero no adultera.

3) Una persona que está casada con un divorciado, está en fornicación (en el sentido de que esta en una relación ilícita pues está casada con una persona que es cónyuge de otro ante Dios. Esta última persona comete adulterio. 

Esta fue la regla para la iglesia primitiva:

Marcos 10:10-12 “En casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo, Y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; Y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.” Y en este contexto debe interpretarse el pasaje de mateo, estas son las enseñanzas de Jesús.

Donde muchos comienzan a equivocarse en su comprensión de pasajes como Mateo 5:32 y 19.9 (“salvo por causa de fornicación o a no ser por causa de fornicación”) es cuando comienzan a pensar que Jesús estaba diciendo: “Si tu cónyuge legal comete el pecado de fornicación, tú puedes repudiarlo”.

No obstante, detengámonos aquí mismo. La frase anterior no encajaría con el resto de las Sagradas Escrituras en el Nuevo Testamento (Marcos 10:1-12 y Lucas 16:18) Jesús no estaba diciendo: “Puedes divorciarte sí tu esposo o esposa fornicó con alguien más; pero cualquier otro tipo de divorcio es pecado”. Jesús no se refería a eso, lo que quiso decir más bien es que: “Puedes divorciarte de una persona sí estás viviendo en una relación ilegitima de fornicación o adulterio (Heterosexual, homosexual o poligamia) pero cualquier otro tipo de divorcio es pecado”. Sí una persona se divorció y se volvió a casar esta en adulterio (infidelidad conyugal) y al tener relaciones sexuales en dicha relación ilegitima, cae también en fornicación (relaciones sexuales ilícitas) “EN ESA RELACIÓN SI ESTÁ PERMITIDO EL DIVORCIO”

Entonces la cláusula de la excepción fue dada para que los hombres y las mujeres que están involucrados en un matrimonio o una relación en la cual sería pecaminoso continuar, entonces puedan disolver semejante ¡relación! A continuación ofrecemos algunos ejemplos donde un hombre puede repudiar a su mujer porque de continuar viviendo con ella estaría en “fornicación”:

Ejemplo 1: Un hombre comete el pecado de fornicación al casarse con tres mujeres al mismo tiempo (poligamia). Él debe repudiar a dos de ellas (o a las tres, si ninguna es su verdadera mujer) para no seguir en fornicación.

Ejemplo 2: Un hombre se casa, luego se divorcia de su primera mujer y se casa con otra. Para salir de su fornicación y adulterio, él debe repudiar a su segunda mujer (si la primera aún vive) de acuerdo con Romanos 7.1-3.

Ejemplo 3: Un hombre es homosexual y vive con su “cónyuge” (ya que en algunos lugares están comenzando a reconocer semejante unión como equivalente al matrimonio). O tal vez está cohabitando con alguien que no es su mujer. De cualquier manera, el tal debe repudiar a su pareja para no seguir en fornicación.

Ejemplo 4: El hombre de 1 Corintios 5 tenía la mujer de su padre, lo cual fue considerado incesto por el Antiguo Testamento. Pablo mandaba que él se apartase de aquella señora para que no siguiera practicando la fornicación.

De manera que la excepción de la fornicación es para que los que están viviendo en pecado tengan el derecho a escapar de su fornicación. Esta ley o mandamiento de Dios no fue dado para que los hombres puedan encontrar un motivo y así separarse de sus esposas legítimas, para luego volverse a casar con otra persona.

Se incluye la siguiente cita para demostrar la forma correcta de interpretar la “cláusula de la excepción” de Mateo 5:32 y 19:9, la cual fue la ortodoxia unánime en todas las iglesias apostólicas en los cuatro primeros siglos de la era cristiana: 

“Esto de que la Escritura aconseja al matrimonio, y no permite la separación de la unión, aparece expresamente en la ley: No repudiarás a tu mujer, salvo por causa de fornicación. Considerando como fornicación, el matrimonio de los que viven juntos mientras el otro [el primer legítimo] cónyuge aún vive.”—Clemente de Alejandría (circa 153-217 d.C.) www.laiglesiaprimitiva.com
Dios les bendiga

—Miguel Atnip