jueves, 7 de noviembre de 2013

“El engaño de este siglo”



En estos días donde la maldad se apodera cada día más de la humanidad, el diablo ha utilizado una de sus mejores armas para engañar a la gente y llevarlas al castigo eterno. Estamos hablando de “la idolatría”, a continuación le presentamos información que puede ser de su interés, si realmente usted creen Dios y le está buscando de todo corazón, le pedimos que por amor a Dios y a su alma, analice lo siguiente:

Posiblemente usted venere imágenes por: tradición, costumbre o simplemente porque así le han enseñado en su familia y tal vez usted se pregunte ¿Pero qué diferencia hay entre creer en Dios y venerar imágenes?; bueno, en el siguiente cuadro se muestra la gran diferencia:





Ahora vamos al origen etimológico del término: La palabra "idolatría" viene del griego (ειδωλολατρεία) eidololatreia, que significa adoración de imágenes.

La palabra "adoración" consiste en: rendir culto, reverencia o venerar a un ser u otro objeto que se considera divino.

La palabra "venerar" consiste en: honrar, dar culto a lo sagrado. ""En pocas palabras venerar y adorar es lo mismo.""

Muchos le rezan a imágenes elaboradas con manos de hombres, piden fervientemente a dichas imágenes que sus peticiones sean cumplidas. Un ejemplo es cuando piden a la “virgen María” o a los “santos patronos” que intercedan por alguna persona en cierta situación o en la muerte. Sin embargo, es importante saber que sólo estando vivo pueden interceder por ti en este mundo, muerto ya no; escrito está en 1Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo." Quien nos ha mostrado la Verdad y nos ha libertado del pecado (Juan 8:32) El Cristo vivo intercede por nosotros, no una imagen, pero es necesario confiar en Su Palabra y obedecerle. Sí en vida no obedeciste, por más que rueguen por ti en un velorio, ya no habrá oportunidad de salvarte (Ver Lucas 16 “El rico y Lázaro)

En las procesiones de semana santa, se ven a los fieles cargando las imágenes de Cristo y de santos, al igual como lo hacían las religiones paganas de Egipto, Babilonia y otras naciones antiguas. Le ofrecen sacrificios tales como promesas, velas, adornos, dinero, oraciones, etc. 

Muchos van a las llamadas “misas” y se inclinan ante imágenes, ignorando que en Éxodo 20:4 dice lo siguiente: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que este arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinaras a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios fuerte, celoso”...

O también que en Isaías 46:5 y 9 el Dios Altísimo dice “¿A quién me asemejáis y me igualáis, y comparáis, para que seamos semejantes?” “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí”

La idolatría es la costumbre pagana de fabricar estatuas, o hacer imágenes con el fin de adorarlas o tenerlas por dioses para confiar en ellas. 

Los israelitas tuvieron este pecado de adorar a otros dioses (politeísmo), y tener imágenes de ellos. Adoraron a Moloc, Milcom, Astoret, Asera, Baal, y ofrecían sacrificio a estos dioses. El Señor castigó a los israelitas por esta idolatría, y los entregó en manos de sus enemigos.

La Biblia dice que los idólatras serán lanzados al Lago de fuego en el juicio final. (Apocalipsis 21:8)

“Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” (Luca 4:8) Jesús le dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. [Juan 14:6-9]

Debemos agregar que la idolatría no es sólo venerar imágenes, un ídolo también puede ser: el dinero, una persona, una casa, un coche, una figura pública (como los artistas y deportistas), o cualquier cosa que impida un corazón enteramente entregado a Dios. Incluso uno mismo puede ser su propio ídolo.


¿Cuál es la adoración verdadera a Dios?


El cristiano legítimo se aparta de la idolatría y confía en Jesucristo y en su evangelio, sin representarlo en imágenes.

En Juan 4:23 dice “El busca adoradores en espíritu y en verdad...”

Son aquellos que ponen en práctica las sencillas enseñanzas de Cristo y que por medio de sus acciones obedecen a Sus mandatos lo que verdaderamente adoran a Dios, sólo porque “Él es digno Rey”

Está escrito en la biblia en Isaías 57:13

 “Cuando grites pidiendo ayuda ¡que te salven tu colección de ídolos! A todos ellos se los llevará el viento; con un simple soplo desaparecerán. Pero el que se refugia en mí recibirá la tierra por herencia y tomará posesión de mi monte Santo.”.

Por Israel Jiménez y Pedro Santos