jueves, 16 de enero de 2014

Lávate el cerebro y desaprende todo lo que has aprendido


No debes asegúrate a ti y a tu familia, en algún lugar y bajo alguna circunstancia, construir reglas y castillos que te preserven y que te guarden a salvo, eso es exactamente lo contrario a la voluntad de Dios, no estemos contentos jugando a la defensiva; con guardar reglas y protegernos de alguna manera o proteger lo que nos ha llegado de los antepasados, no estamos contentos con eso, hay dos tipos de contentamiento, Pablo dijo que estemos contestos con lo que tenemos ahora  (sustento y abrigo) con tu vida, con lo que Dios te ha dado, con lo que comemos y bebemos, con lo que vestimos, y ese es un verdadero problema en estos días, nos preocupamos por qué comer y qué vestir, nos preocupamos por las tantas comodidades que tenemos, pero nos olvidamos de que cerca del 90% del mundo no tiene el privilegio de preocuparse por qué clase de dieta va a escoger, no tiene el privilegio de preocuparse por comer comida orgánica y estarían felices de comer cualquier cosa. Esos son privilegios que tenemos y no debemos permitir que nos controlen, debemos estar contentos con lo que tenemos y con el lugar en el que Dios nos ha puesto, ese es el contentamiento que Dios busca en nosotros. El problema es que la gente está descontenta con eso, y sin embargo está perfectamente contenta y conforme con dónde está espiritualmente, están bien cómodos con su espiritualidad, ese es un contentamiento que Dios menosprecia, cuando estás contento y conforme  espiritualmente ¡estás muerto! Cuando crees que ya tienes todas las fortalezas y paredes y que estás completamente a salvo, estás muerto. Cuando crees que la manera en la que vives es exactamente correcta, y que tienes todo listo, que ya no necesitas ir más adelante, estás muerto. No hay “en medio”, o estas yendo hacia arriba o estas yendo hacia abajo, al cielo o al infierno, NO SE DESCANSA EN ESTA TIERRA. Hay uno bueno y uno malo,  Dios o el diablo, estas de un lado o del otro, y la mentira más grande y mejor de Satanás es asegurarte que estás a salvo en este mundo, que tienes a tu espiritualidad bajo control. Gracias a Dios por los problemas, por las pruebas y las tentaciones, que nos muestran que todavía somos débiles, esas son cosas buenas, no porque seamos tentados, ni porque lo tomaremos como justificación para hacer el mal, sino porque nos mantienen alertas en la batalla diaria. Pero cuando ya tienes todo situado perfectamente, cuando buscas situar todo a que tu vida sea fácil, que tu vida sea cómoda (parece que eso es lo que la gente busca, la humanidad lo está buscando) estás perdido. En este mundo en que vivimos se ha magnificado esta forma de pensar, tratan de estar seguros en este tiempo y quieren descansar a gusto, creyendo que todo va a salir bien. Nos gusta tener nuevas ideas nuevos inventos y aparatos tecnológicos que nos ahorran tiempo y esfuerzo,  queremos darnos palmaditas y decirnos que todo está bien. Guardémonos pues de tal contentamiento, tenemos que estar descontentos con descansar en este mundo  y con nuestra vida espiritual, prosigue a la perfección (que no significa no cometer errores, sino poner en práctica lo que sabemos) y pelea en contra del reino de este mundo, el mal no puede prevalecer contra ti. “Andamos en la carne, pero no militamos según la carne”

David Kelling