domingo, 27 de abril de 2014

El camino de Eva



Vamos a abrir nuestras Biblias en génesis capítulo 3 para leer una historia con la que estamos muy familiarizados. Hay una gran necesidad de que la gente deje el camino de Adán, oímos acerca de Adán de cómo él pecó, y a través de esa sola transgresión todos llegamos a ser parte de la raza de Adán, y hemos tomado el camino de Adán; pero hoy quiero dar la razón del por qué ocurrió esto, y esa razón fue por haber tomado primeramente el camino de Eva. Este mensaje va a ser dirigido principalmente hacia las mujeres, pero todos podemos también aprender, porque todos podemos tomar el camino de Eva, es algo que ha afectado a todos, no sólo al hogar y a la iglesia, sino al mundo entero “el haber tomado el camino de Eva”. Y no vallan a desanimarse o a desalentarse por lo que vamos a oír, no por lo que vallamos a escuchar en esta mañana nos desanimemos sino al contrario, que esto sirva de ánimo para aprender a no estar en el camino de Eva y sí alguien está, que este mensaje le sirva para volver al camino de Dios.

Vamos a empezar la lectura en el versículo 1, en esta historia en el Edén, dice:

1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;

3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.

4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;

5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

Primero quiero que veamos que el varón (el esposo) aparece hasta el versículo 6 y del versículo 1 al 5, sólo está la mujer teniendo la conversación con Satanás, “ese es el camino de Eva” y entonces viene Satanás y él sabiendo que iba a ser muy difícil convencer a Adán de que desobedeciera a Dios, va y trata de convencer al “vaso frágil”, él sabía que sería más fácil convencer a la mujer (dice la Biblia que la mujer es como vaso frágil, el varón está para ser el protector y el líder, y la mujer el vaso frágil). Y Satanás sabe esto y por eso decidió ir con la mujer, sabemos que esa serpiente era astuta, más que todas las bestias del campo. Entonces viene Satanás y tienta a la mujer y empieza primero haciéndola dudar de la Pablara de Dios. Podemos hallar varias enseñanzas en la Escritura, pero pienso que la principal es que la Palabra de Dios permanece para siempre y que el poner un signo de interrogación donde Dios ha dicho la forma de cómo deben de ser las cosas o el hecho de empezar a analizar y a dudar de la Palabra de Dios, es abrir la puerta al diablo a la decepción y destrucción, y esa es la misma forma en la que el diablo actúa hoy en día también, él hace que las personas duden de la Palabra de Dios y ahora queremos ser en vez de siervos de Su palabra “jueces de la palabra de Dios” con el objetivo de cuestionar esa Palabra, , como si fuéramos dignos de desafiar a Dios. En vez de someternos humildemente a ella, obedecerla y creerla tal como está… Ese es el camino de Eva (dudar de la Palabra de Dios).

Y entonces vemos que Eva escucha al tentador y lo primero que sucedió es que ella se puso muy pensativa acerca de la Palabra de Dios, se puso a analizar la Palabra del Señor, con un signo de interrogación, cuando hacemos eso venimos a tomar parte del camino de Eva. Después de que Satanás la hace dudar acerca de la Palabra de Dios y le pone un signo de interrogación, viene a decir la primera mentira de las que se mencionan en la Biblia, versículo 4 dice:

4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;

Podemos ver que lo que le dijo fue simplemente una mentira y ese sigue siendo el camino de cómo Satanás atrae a la personas, así como a Eva, porque después de que ella duda de la palabra de Dios y abre la puerta a la desobediencia, Satanás le dice: “no vas a recoger ningún fruto malo por tus acciones” y es lo mismo que hace hoy el diablo, viene a decirte: “sí desobedeces o pecas, no vas a recibir ningún castigo de parte de Dios”, “vas a poder estar tranquilo”, ese es el camino de Eva; sin embargo la Biblia dice: “no os engañéis, Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”….. Una vez que el diablo ya mintió y prometió que no va a ver ningún castigo entonces viene y dice en versículo 5:


5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

Lo que realmente está diciendo Satanás, o lo que quiso decir fue: “Eva, fíjate que Dios te está privando de una bendición, fíjate que Dios está evitando que tengas un buen tiempo, que tengas diversión, que seas tú misma” y después de prometerle que Dios no la va a castigar, le muestra que Dios le está robando una bendición supuestamente. También es el mismo método que usa el diablo hoy, él viene en nombre del movimiento feminista y le dice al oído a la mujer: “fíjate, Dios solamente te está privando de que seas tú misma”, “tú puedes ser líder”, “tú puedes tener una carrea”, “estás perdiendo tu tiempo aquí como ama de casa y criando a tus hijos”, “en vez de ser alguien en la vida”, “tu puedes salir y Dios solamente te está privando de eso o tú esposo te está privando de eso”, “estas en opresión” o “tu iglesia te está privando de eso”, “tienes que liberarte”…. Esas son las tentaciones con las que viene Satanás pero ¡SON SÓLO MENTIRAS!, son sólo mentiras. Continuamos en versículo 6:

6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer. Vamos a detenernos un poco para recordar 1ra de Juan 2; 1ra de Juan 2: 16 nos dice lo que es el mundo, nos dice que el mundo es: los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. Y podemos ver que aquí Satanás tentó a Eva con el mundo, dice:

6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer (los deseos de la carne) fue tentada por los ojos porque vio que era bueno para comerlo, para la carne y que era agradable a los ojos, que se veía muy bien (los deseos de los ojos) era algo muy bonito, tanto para observar como para comer, son los deseos de la carne como de los ojos. Y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría (la vanagloria de la vida) Eva pensaba sí comía de ese fruto, ella iba a lucir sabia o iba a ser sabia para saber el bien y el mal, teniendo orgullo y vanagloria, el diablo la tentó con el mundo y entonces cuando ella fue tentada dice: y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella… Es el camino de Eva.

Vamos a detenernos a leer los versículos 7 y 8, para recordar algo que hace algunos días mencionamos en otro estudio bíblico:

7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.

Aquí hay una figura de condenación, cuando Dios viene a la tierra al corazón de un hombre, el hombre va y se esconde, así es como se sintieron Adán y Eva, condenados, culpables porque vieron que estaban desnudos delante de Dios y se hicieron delantales pero eso no sirvió, porque aun así querían esconderse. Dice la Biblia que los hombres amaron más las tinieblas que la luz, el hombre prefiere esconderse en vez de encontrarse con Dios e ir hacia Él para que lo perdone; versículo 9:

9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?

10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.

11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?

Vean solamente a quién se dirigió Dios, por quién preguntó Dios, acaso dijo Dios: “Eva, Eva ¿por qué comiste del árbol?”…NO. Dios pues, con quien quería hablar era con Adán, eso nos da una imagen muy clara de a quién hace Dios responsable en el hogar, todos los versículos anteriores hablaron de Eva como que ella tuvo la culpa, pero cuando Dios viene, Él quiere hablar con Adán; porque al que ha nombrado responsable Dios es al varón; versículo 12:

12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.
Aquí vemos que Adán se justifica  y le echa la culpa a Dios mismo, le dice: “la mujer que tú me diste, ella me hiso comer del árbol”; versículo 13:

13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.

Vamos a 1ra de Timoteo capitulo 2, para ver que Eva fue engañada pero el varón es el responsable. 1 a Timoteo 2:9-14:

9 Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,

10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.

11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.

12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

13 Porque Adán fue formado primero, después Eva;

14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.

Sí leemos más la Biblia nos da un poco más de luz, porque en todos los pasajes que se habla de que estamos caídos, se habla de que somos parte de la naturaleza caída de Adán, nunca de la naturaleza caída de Eva, porque por razón de que Eva fue engañada Adán pecó, no fue sino hasta que Adán tomó del fruto que el pecado entró en el mundo, por eso es importante que entendamos el por qué del nacimiento virginal, ¿por qué el Señor Jesús nació de una virgen? Porque nosotros traemos una simiente corrompida a causa del varón no a causa de la mujer y fue el Espíritu el que instaló al Señor Jesús en el vientre de María, eso quiere decir que el varón es el que transmite el pecado a causa de que pecó en aquel entonces; sin embargo, detrás de todo esto vemos que aunque el varón fue en cierta forma culpable, todo esto se originó a causa de la mujer, sí la mujer no hubiera sido engañada, sí la mujer se huera sujetado, todo esto no hubiera ocurrido. Eva escogió su propio camino, en vez de someterse a su esposo, primeramente se permitió hablar con la serpiente, en vez de preguntarle a su esposo, después cuando ya estaba hablando con la serpiente y la serpiente le hizo el ofrecimiento y la tentó, ella debió de haberle dicho a la serpiente: “espera, voy a hablar con mi esposo y juntos vamos a ver cómo deben ser las cosas y entonces él va a venir y te va a contestar” , sin embargo Eva tomó las cosas en sus manos para contestar a la serpiente y ahí empieza el camino a la falta de sujeción, cuando la mujer empieza a tomar las cosas en sus propias manos. Y el hecho de que Eva tomara su propio camino produjo solamente muerte. Vamos a ir a Efesios 5, un pasaje que ya conocemos pero quiero resaltar algunas cosas importantes.

Hace tiempo prediqué en Hong Kong y había varias mujeres allí, una mujer que era relativamente nueva, y que empezaba a escuchar la Palabra de Dios, hizo un comentario y dijo: “que el cristianismo o la vida cristiana no sería tan dura o tan difícil o no es difícil, excepto por lo que Pablo dijo acerca de que la mujer debe sujetarse al varón”, esta mujer no se qué tan lejos había ido pero estaba quejándose de que era injusto que la mujer se sujete al varón, ella no podía entender que Dios ha puesto un orden y que lo que Pablo deseaba era poner las cosas en ese orden de Dios. Cuando hay una familia que está en orden (como debe ser la familia cristiana), no hay nada más hermoso que eso, no hay nada más hermoso. Pablo no buscaba hacer dura la vida Cristiana sino hacerla conforme al orden ya establecido por Dios.

Efesios 5:22…

22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;
¿Qué significa esto? Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor, en Mateo 25 hay un pasaje donde el Señor Jesús le dice a los justos que van a heredar la vida eterna: “en cuanto lo hicisteis a estos mis hermanos más pequeños, a mi lo hicisteis”, habían vestido al desnudo, habían dado de comer al hambriento, habían ayudado al necesitado, y el Señor les dice: “No lo hiciste realmente a él, sino lo hiciste a mí, porque lo hiciste para mí” y aquí el Apóstol Pablo nos dice: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor”, cuando usted desobedece a su marido, ¿a quién desobedece? “al Señor”, cuando usted habla en contra de su marido o mal de su marido, ¿en contra de quién está hablando?, en contra del Señor, pero cuando usted obedece a su marido, entonces usted obedece al Señor, vamos a seguir con la lectura; versículo 23:

23 porque el marido es cabeza de la mujer, (y entonces pone una hermosa comparación) así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

No pudo haber sido puesto de una forma más sencilla, más fácil de entender, no pudo haberlo explicado mejor el Apóstol, son las Palabras de Dios. Vamos a hallar unas cosas aquí: dice que Cristo es la cabeza de la iglesia, y cuando vemos al mundo hallamos un grave problema; es decir, En la iglesia (denominacional): “la iglesia es la cabeza y Cristo parece estar sometido” y vemos el mismo problema en el hogar, “la mujer es la cabeza y el varón está sometido”, tal parece que la mujeres han tomado el camino de Eva y la iglesia está tomando el camino de Eva; ahora tenemos a la mujer ordenando y al varón obedeciendo y ahora tenemos a la iglesia haciendo sus propias reglas y decidiendo qué va a obedecer y qué no va a obedecer, constituyéndose la cabeza; pero ¿saben qué? ¡esto no puede pasar!.. Cuando la iglesia se convierte en la cabeza entonces Cristo que es la cabeza “se va”, porque nadie le va a decir a Dios lo que Él tiene que hacer, nadie le va decir: “Dios lo que tú dices no importa”, y podemos pensar que estamos haciendo las cosas bien aunque le estamos desobedeciendo, o que estamos bien con Él aunque le estemos desobedeciendo, pero cuando lleguemos delante del trono de Dios todopoderoso, sí aquí en la tierra tomamos el camino de Eva y escuchamos las mentiras de diablo, entonces Él va a poner las cosas bien claras y va a decir: “Yo soy Dios, tú no eres Dios”.

Cristo viene por su novia, Él no viene por la cabeza (Él es la cabeza) sino por la novia, pero cuando la novia se vuelve la cabeza entonces Cristo ya no viene por ella porque ya no es más la novia. Aquellas iglesias que han hecho sus propias reglas “Cristo no va a venir por ellas” porque no están sometidas a Él.

La Biblia lo establece de la siguiente manera: así de la misma forma como debe ser en la iglesia (sometida a Jesús en todo), así la mujer debe someterse a su esposo, dice que: “las casadas estén sujetas a sus maridos EN TODO”, no pudo haberse establecido más claro. Vamos a 1ra Pedro 3, para ver que Pablo no es el único que habla de esto, porque no son las ideas de Pablo sino las de Dios y vamos a ver que Pedro también habla acerca de esto:

1 Pedro 3:1-4:

1 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas,

2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa.

3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,

4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

Quiero detenerme aquí para contarles acera de un testimonio de una familia que conocí hace unas semanas, hablé con el varón y él me platico cómo es que Dios obró en su corazón: “él llegó un día a casa después de trabajar y su esposa e hijas habían estado muy interesadas en buscar a Dios para obedecerlo viviendo lo que dice la Biblia, y habían encontrado que la mujer debe vestirse de manera modesta, con pudor, con humildad y le preguntaban al esposo diciéndole “vimos esto en la Biblia y queremos obedecerlo”, “¿te molestaría que usáramos un vestido largo todo el tiempo?”, él no entendía muy bien, y para él fue como un shock, pero él les dijo que “sí piensan que eso es lo correcto pues háganlo”. Y pasaron unos días y otra vez él regresó de su trabajo y ahora le dijeron: “seguimos estudiando la Biblia y ahora vimos que la mujer debe cubrirse la cabeza con un velo, ¿Te molestaría que usáramos un velo sobre nuestra cabeza?”, él tampoco entendió muy bien esto, pero les dijo: “adelante” sí lo quieren hacer háganlo. Pasó el tiempo y entonces llegó el día en que iban a ir a una cena con unos amigos; llegó el varón otra vez de trabajar muy contento porque iban a ir a cenar y ya cuando iban de salida se les quedó viendo y dijo: “Esta noche no”, “no van a vestirse así”, le dijo a su esposa: “quítate eso de la cabeza” y ponte “no sé, unos jeans o algo que a mí me guste”, “como antes tú te vestías”, y la mujer le dijo: “está bien”, entonces fue y se cambió de ropa, se quitó el velo y fueron a cenar. Pero después cuando llegaron a la casa, el hombre habló con ellas y les dijo: “Esta fue la noche más miserable para mí”, “fue la noche más miserable de mi vida”…porque Dios había estado sobre él ¡hablándole!, que su esposa y sus hijas querían seguir al Señor pero él estaba siendo un obstáculo, y él finalmente se rindió y les dijo: “Sí esa es la forma que Dios quiere que sean, entonces sean así, sin importar lo que digan los amigos”. Dios tocó su corazón gracias a la sumisión de su esposa y al espíritu manso y apacible, a la conducta casta y respetuosa. Cuando usted se somete a su esposo, Dios pelea las batallas por usted y Él hace un trabajo mucho mejor en transformar a su esposo, y Él transforma al esposo en lo que Él quiere que sea, no en lo que usted quiere que su esposo sea.

Versículo 5:

5 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos;

6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.

Aquí pone un ejemplo el Apóstol Pedro acerca del Antiguo Testamento de Abraham y de Sara, de cómo Sara obedecía a Abraham y aun le llamaba señor. Podemos recordar que hubo dos ocasiones que aconteció lo mismo con Sara y Abraham, ellos habían llegado a un acuerdo de que cada vez que entraran a un nuevo reino o a una  nueva villa o lugar, sí en caso (solamente en caso) de que el rey de ese lugar quisiera tomar a Sara como mujer, ella entonces diría: “Abraham es mi hermano” para que a Abraham no lo mataran. Eso, de buenas a primeras no suena como a una relación muy amorosa o de mucho amor, sin embargo, Sara decidió someterse a su esposo y las dos veces que fueron a un nuevo reino Sara se sometió aun hasta el mismo punto de estar dispuesta a alejarse de Abraham para venir a ser la esposa del rey de ese lugar; pero en las dos ocasiones Dios no lo permitió, porque cuando la mujer se somete al varón, puede estar segura de que Dios se va a hacer cargo de todo lo demás. Cuando ella obedece al varón puede estar segura de que el Señor se va a encargar de todo lo demás. Podemos ver que cuando Sara se sometió a Abraham, aun cuando no parecía que era la voluntad de Dios, hubo bendición; y cuando vemos que Sara no se sometió a Abraham sino que tomó el camino de Eva, lo cual fue más tarde cuando ellos no tenían hijos, aunque ya Dios le había prometido un hijo (a Isaac) entonces Sara tuvo una “gran idea”, fue con Abraham y le dijo: “Por qué no te llegas a mi sierva y puedes tener un hijo de ella” para así cumplir la promesa de Dios. Luego entonces el varón se sometió a esa idea y aun hoy estamos sufriendo las consecuencias porque los hijos de Ismael (el Islam) siguen luchando contra los hijos de Isaac (los israelitas), todo fue porque una mujer igual que Eva tuvo una buena idea y su esposo se sometió a esa idea y eso solamente trajo penas y destrucción. Dios dijo que Ismael iba a ser un hombre de guerra y que iba a estar contra su hermano y es aun lo que hoy sigue ocurriendo, todo fue producto de cuando el hombre se sometió a la mujer en vez de la mujer someterse al hombre.

Vamos a proverbios 14

La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.
Este es un versículo en el cual debemos meditar diario, para que cada vez que pensemos en nuestro hogar pensemos en estas palabras. El varón tiene el liderazgo y tiene la responsabilidad pero la mujer tiene el poder, sí, la mujer tiene el poder en el hogar.

Sinceramente no se cuanto tiempo pasa la mujer con sus hijos pero, pienso que en algunos casos es el 90% del tiempo el que la mujer pasa con los hijos, la mujer tiene el poder, el poder está en sus manos, y los hijos ven cuando la mamá honra y ama al Señor (a través de sujetarse a su marido) y entonces al ver esto, ellos también honran y aman al Señor; pero al ver que la mujer no sigue al Señor muchas veces ellos tampoco siguen al Señor. Los niños también ven cuando la mujer va en contra del varón y entonces ellos van en contra del papá. Y cuando una mujer no se somete sino que va en contra de su esposo, sería como si ella tomara un auto y con ese auto a toda velocidad se estrellara en la misma esquina de su casa, debilitando el mismo fundamento de la casa entera, de la casa física, cuando ella va contra el varón, ella debilita el fundamento de su hogar. La mujer necia, con sus manos derriba su casa (Mas la necia con sus manos la derriba) Los niños ven todo y día a día que la mujer no se somete sino que hace planes y su poder lo usa de una forma indebida, es como si estuviera dando un martillazo cada día, y cada día y cada día, hasta que llega el día en que el hogar se va a caer, se va a derribar, EL PODER ESTÁ EN LAS MANOS DE LA MUJER.

Dios va a pedir cuentas al varón en el día del juicio por su responsabilidad, por su liderazgo, pero también va a pedir cuentas a la mujer por cómo utilizó el poder que ella tiene; sí la mujer está utilizando mal su poder, está derribando su casa. Pero no hay necesidad de eso, no hay necesidad de que derribe su casa. Saben ustedes que para los cristianos de la comunidad morava eran tan sencillas estas palabras que ellos decían: “Sí una mujer no se sujeta a su esposo, no puede ser salva” y no va a ser salva porque está rechazando al Señor Jesucristo. El varón no es su enemigo, él no es su enemigo, él es el esposo, déjalo que cometa sus errores, déjalo que haga su parte. La mujer debe cumplir con su parte, con la parte que le corresponde.

Estas no son mis propias ideas, es por eso que hemos leído varias Escrituras, el Apóstol Pablo no está tratando de hacerte la vida imposible, ni el Apóstol Pedro está queriendo hacernos la vida imposible, ni Salomón está tratando de hacer la vida imposible, ni yo estoy tratando de hacerles la vida imposible. Estamos mostrando cómo edificar el hogar.

La mujer tiene el poder, el poder está en sus manos. ¿Cuántos de nosotros tomaríamos nuestro auto y lo chocaríamos directamente contra la esquina de la casa? Yo creo que nadie haría eso, sin embargo, es lo que muchas mujeres están haciendo con su actitud hacia su esposo.

¡Tú también hijo!: “Tú papá es la cabeza del hogar, él es la cabeza, sí tu no lo honras y respetas, también estas contribuyendo a derribar su casa”

Que Dios bendiga Sus Palabras
Por David Keeling


Nota: Mensaje predicado por el hermano David Keeling, traducido por el hermano  Josué Moreno. Este mensaje se transcribió para darle mayor uso y se regrabó porque el audio original tenía varias distorsiones.